lunes, 8 de octubre de 2012

LA TORRE INCLINADA DE BUJALANCE

La Torre Inclinada de Bujalance



Sin duda alguna, conocerá el lector de este post la mundialmente famosa Torre Inclinada de la ciudad de Pisa, en Italia. La Torre de Pisa comenzó a inclinarse practicamente desde su construcción, allá por el año 1173, por problemas en la cimentación del suelo.

No podría imaginar el apesadumbrado arquitecto, ni ninguno de sus contemporáneos, que esa falta de previsión o fallo en el diseño o la construcción de la torre, iba a generar en el futuro a la ciudad de Pisa una ingente fuente de ingresos por los cientos de miles de turistas que acuden, desde todos los rincones del mundo, a hacerse la foto de rigor sujetando la torre.

En fechas recientes, son varios los medios de comunicación que se han hecho eco de una noticia que, aunque no es nueva, parece ser que no todo el mundo conocía. Nunca es tarde si la dicha es buena. Me refiero a lo que algunos ya han llamado La "Torre Pisa" de Andalucía, o lo que es lo mismo, la Torre de la Iglesia Parroquial de la Asunción, de Bujalance (Córdoba). Con sus 55 metros de altura, es la torre más alta de la provincia de Córdoba.



Como decía, a raiz de unas recientes mediciones efectuadas por un grupo de técnicos para comprobar científicamente lo que a simple vista se observaba, se ha podido constatar que la torre tiene una desviación de unos 1,15 metros que, a diferencia con la de la Torre de Pisa, no es una desviación uniforme, ya que si bien la primera mitad de la torre está prácticamente bien aplomada, el cuerpo superior se inclina con un ángulo superior a los 3,5 grados.

Por parte de un grupo de bujalanceños, entre ellos y especialmente, el catedrático de Física Aplicada de la Universidad de Sevilla, D. José María Abril (autor del interesantímo blog Cuadernos de Bujalance), se ha dado a conocer a los medios de comunicación esta peculiaridad de la torre y se ha promovido la difusión de la noticia, abriendo un Blog para la ocasión y una página en Facebook.


Así que ya sabe Vd. que no hace falta viajar hasta la bella Italia para ver una torre inclinada. A un paso de Córdoba, en Bujalance, tenemos una. Anímese y vaya a verla. Y ya que está allí, aproveche la ocasión para comerse unas fantásticas patatas rellenas o el auténtico y genuino flamenquín (Bujalance presume de ser la cuna del flamenquín) en el Restaurante El Tomate (Calle Rector Viejo, 2), muy cerquita de la Torre, donde Alfonso Tello y su familia le atenderán maravillosamente.

Y como seguramente, después no tendrá ganas de marcharse del pueblo y querrá seguir disfrutando de su belleza y gastronomía, puede quedarse a dormir en el Hotel Hospedería La Querencia, en la Plaza Mayor (conocida como Plaza de los Naranjos), un hotel con encanto decorado con un gusto exquisito, que le sorprenderá gratamente y al que seguró que volverá.-

Y es que suele ocurrir que no conocemos las maravillas que tenemos cerca. Pruebe y ya me contará...






2 comentarios:

  1. Enhorabuena por tu blog, me ha parecido muy curisosa la información que has dado sobre la torre de Bujalance, y por cierto, ya tienes una seguidora más.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario. Me animas a continuar. Saludos.

      Eliminar

Se ha producido un error en este gadget.