miércoles, 25 de diciembre de 2013

VILLANCICO DEL PERRERO, DE CARLOS VALVERDE

 
 
VILLANCICO DEL PERRERO
 
Hoy les he puesto a mis perros...
unas cencerras de plata;
Me puse el coleto nuevo
y el traje nuevo de pana,
y los zahones bien limpios
y bien limpias las polainas;
He cogido mi trabuco
y la caracola blanca
y me he subido a un puntal
al apuntar la mañana.

 Y vi una estrella muy grande
con una cola muy larga;
Solté las nueve colleras
para ver si la alcanzaban,
y parecía que los perros
en vez de ladrar cantaban.

 Detrás de la estrella fuimos
corriendo yo y mi rehala
hasta una cueva chiquita
donde había una luz muy blanca
y una señora muy linda
y un hombre con mucha barba.
Y en un pesebrillo bajo,
Sobre una alfombra de paja,
estaba durmiendo un Niño
que se me metió en el alma.

 ¡Ni en un agarre sentí
lo que sentí esa mañana!

 Olía la pólvora a incienso,
el trabuco no sonaba,
y hasta el cuchillo de monte
se derretía en su vaina,
mientras mis nueve colleras
ante el pesebre se echaban.

 Cuando vi jugar al Niño
con las cencerras de plata,
yo toqué la caracola,
su madre cantó una nana,
y en los lomos a mis perros
les salían alas blancas.
 
Carlos Valverde Castilla


 




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.